jueves, 24 de mayo de 2012

Raimúndez y el absentismo



El pleno del pasado lunes tenía cierta importancia: entraba César Abal como concejal del PP y se despedía Lola Dopico del grupo del BNG. Así que allí fui. Uno de mis objetivos era el de comprobar en persona las cualidades de Guillán como portavoz del PP, de las que me habían contado maravillas. Cuando Guillán comenzó a hablar yo prestaba toda mi atención, pero poco a poco su discurso inconexo fue meciendo a la concurrencia hasta que casi todos nos quedamos felizmente dormidos, ronroneando como gatitos. El tío es un crack. Me despertó mi vecino de asiento de un codazo: «Oye, ¿tú sabes de qué está hablando Guillán?» «¡No, no sé de qué está hablando Guillán, pero no es de buena educación despertar a alguien mientras no hay fuego en la sala!» 


 Guillán empezó llamando «Raimúndez» a Raimundo González, como si fuera el personaje de un ‘Mortadelo’ y luego se refirió a él como «Señor Raimundo», elevándolo a la categoría de vecino insigne de Puerto Hurraco. Comprendí que la estrategia del PP consiste en confundir y adormecer a los que gobiernan, esperando que no levanten la mano cuando se votan las mociones que presenta Guillán. Diario de Pontevedra. Raimúndez y el absentismo.



19 comentarios:

  1. Qué bueno, qué bueno... esta es la crónica política que Pontevedra necesita y tú eres el indicado para hacerla. Que te pongan en nómina los del Concello!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amigo. Traslado tu propuesta a todos los partidos, a ver si Guillán presenta una moción.

    ResponderEliminar
  3. ¡Siempre igual! quiero escribir algo chulo y ya Manuel me roba las ideas. Pues eso. Voy a ser mala ¿te invitan a muchos cafeses?

    ResponderEliminar
  4. Teresa, a muchos menos cafés de los que merezco. Ya que no me ponen en nómina, lo menos era darme de beber perpetuamente. Son una panda de desagradecidos.

    ResponderEliminar
  5. Los pontevedreses y/o valencianos nos enteramos al dedillo (esto es: Con datos concretos más su posterior análisis filosófico) de la realidad política de Pntevedra, gracias a Glub.
    Y por ello, nos hemos aficionado a la misma.

    (O no sé qué quería decir; es que estoy a dieta y las letras me bailan a ritmo de vals, pero las ideas... Lo de las ideas es un zapateao frenético)

    ResponderEliminar
  6. Qué divertido se ha vuelto el blog desde que no intervengo, cómo ha aumentado el número de visitas...
    Eres un genio, Rodrigo

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Gatiña. No quisiera yo tener aficionados a esto ni mucho menos aficionarme yo. No me interesan demasiado los asuntos locales, y espero volver pronto a lo mío, que es otra cosa.

    Las dietas, Gatiña querida, son para que baile todo menos el que las practica. Tú no necesitas eso. Vuelven las curvas.

    ResponderEliminar
  8. Querido Anónimo: simplemente, tienes razón en todo. Un día, espero que pronto, en cuanto tenga tiempo, relataré nuestro idilio.

    ResponderEliminar
  9. http://www.youtube.com/watch?v=DuoCd7UEkpc

    ResponderEliminar
  10. La cronica muy divertida como siempre pero lo de poner la canción de la mochila azul es un golpe bajo, bajisimo. Casi me salta la lagrima recordandola. ¿quien se acuerda? El Pedrito incluso hizo una pelicula lacrimogena, a mitad de pelicula desaparecia él o su amada; no lo recuerdo bien pero se que me impresiono mucho (era muy niño).

    ResponderEliminar
  11. lo último que quedaba por ver en rigor, respetas tb los comentarios, grandioso...

    ResponderEliminar
  12. Fraguasa, tienes toda la razón, pero ese tema de la mochila es un canto al absentismo escolar. No pude resistirlo. Apertas y gracias.

    Anónimo, tienes que perdonar el retraso. En adelante, prometo manipular tus comentarios con mayor prontitud.

    Cítara, definitivamente se te ha ido la olla. Con todo y todo, te queremos como siempre.

    ResponderEliminar
  13. ¿Qué está pasando los sábados que ya no leo a Femia Castradora?

    ¿Se ha decidido a abrir su propio blog?

    Queremos saber...

    ResponderEliminar
  14. Hola, Sísar.

    Eso me gustaría saber a mí. Femia nos ha dejado, espero que temporalmente.

    Femia, si lees esto, que sepas que te extrañamos.

    Gracias por la visita, Sísar.

    Un abrazo y suerte en tu nueva andadura política.

    Por cierto, no me ha gustado nada tu último post. Me sonó a despedida. Lo último que deberías hacer es dejar de publicar en tu blog. Creo que es compatible ser concejal y mantener un blog. No veo dónde estaría el conflicto.

    ResponderEliminar
  15. Me uno a las quejas, ¡queremos que vuelva Femia! Plataforma ¡ya! en la Ferreria, si fuese necesario.

    Ay, a ver si un castrati nos la tiene presa.

    ResponderEliminar
  16. Un abrazo y mi enhorabuena a Sísar. Cota, echa un vistazo a los últimos comentarios del galpón y sugiere algo, veña.

    ResponderEliminar
  17. Teresa, Manuel. Tenéis recado en el galpón.

    Podremos organizar una marcha por Femia.

    ResponderEliminar
  18. ¿Qué pasa con lo del Diario, meu? ¿Y los que estamos enganchados, qué?

    ResponderEliminar
  19. Gracias, por acordarte, Manuel. Ahora lo pongo.

    ResponderEliminar