martes, 22 de junio de 2010

La gran mentira de José Luis Perales.


Iniciamos aquí una serie de estúpidos artículos veraniegos en los que destriparemos las letras de algunas canciones. El pistoletazo de salida lo da José Luis Perales con su tema "¿Y cómo es él?". Trata de un señor a quien su pareja engaña con otro hombre. Para facilitar la comprensión del texto que sigue, he decidido poner nombres a los tres únicos personajes que se citan en la letra. Al hombre engañado, por supuesto, le llamaremos José Luis Perales. Decido dejar los otros dos nombres a la fortuna y así, cojo un periódico, cierro los ojos, lo abro por una página cualquiera y busco el primer nombre que aparece: S.A.R. Don Felipe de Borbón y Grecia (el periódico en cuestión es el ABC). Así se llamará el afortunado que deja a José Luis Perales sin el amor de su vida. En vista del éxito, repito la operación para bautizar a la díscola protagonista. El resultado: Emilio Butragueño. Azares del destino.

Al parecer, Perales se da cuenta de que su chica (Butragueño) le engaña con otro hombre (Don Felipe de Borbón y Grecia). Y decide componer una canción que empieza así:

Mirándote a los ojos, juraría
que tienes algo nuevo que contarme.
Empieza ya, mujer, no tengas miedo,
quizá para mañana sea tarde,
quizá para mañana sea tarde.

Es un principio amenazante. Perales pide a Butragueño que no tenga miedo. pero ¿por qué ella (Butragueño) habría de tenerlo?, ¿sabe ella que si no lo cuenta todo "quizá para mañana sea tarde"? ¿Piensa matarla esta misma noche? Dejémoslo así, de momento, y prosigamos con la letra:

¿Y cómo es él?
¿En qué lugar se enamoró de ti?
¿De dónde es?
¿A qué dedica el tiempo libre?
Pregúntale,
¿Por qué ha robado un trozo de mi vida?
Es un ladrón, que me ha robado todo.

Es obvio que Perales lo desconoce todo sobre S.A.R. Don Felipe de Borbón y Grecia, de ahí su curiosidad, por otra parte de todo punto insana. Tras un interrogatorio que incomodaría a John Rambo, Perales lanza una acusación al viento: "me ha robado un trozo de mi vida". Desconozco cómo eso puede ser posible, pero imaginemos que el hombre, despechado, recurre a la metafísica. En su situación no se lo podemos echar en cara. Pero acto seguido, eleva su acusación: "es un ladrón, me lo ha robado todo". Sostiene Perales que Don Felipe se lo ha robado "todo", es decir, absolutamente todo. Ello abarca cada una de sus posesiones materiales, incluyendo el coche, la cartera y la ropa. Perales se encuentra sin nada: desnudo y escribiendo la canción con un lápiz prestado. Pero se contradice, pues ¿cómo sabe que el autor del robo es S.A.R. Don Felipe de Borbón y Grecia si ni siquiera conoce su aspecto físico, ni su nombre, ni a qué dedica el tiempo libre? José Luis Perales, obviamente, miente por despecho. Y, desquiciado, repite todo el estribillo, acusación incluida. Continuamos:

Arréglate mujer, se te hace tarde
y llévate el paraguas por si llueve.
Él te estará esperando para amarte
y yo estaré celoso de perderte.

Y abrígate, te sienta bien ese vestido gris.
Sonríete, que no sospeche que has llorado.
Y déjame que vaya preparando mi equipaje.
Perdóname si te hago otra pregunta.

Ella (Emilio Butragueño) no ha dado respuesta a ninguna de las preguntas. Podemos suponer que se siente intimidada ante el tono imperativo en que él (Perales) la interroga. Y por si fuera poco, Perales ordena a Butragueño que se arregle, que se lleve un paraguas (el paraguas es de Butragueño, pues recordemos que el de Perales lo ha robado S.A.R. Don Felipe de Borbón y Grecia). Le ordena igualmente que sonría. Y aquí se retrata, pues pide a Butragueño que se vaya para que él (Perales) pueda preparar su equipaje, y eso demuestra lo que ya sospechábamos: Perales miente, pues, ¿qué equipaje va a preparar si S.A.R. Don Felipe se lo ha "robado todo"? Perales no tendría, en ese supuesto, equipaje alguno que preparar ni maleta en la que meterlo. El reconocimiento de que está celoso explicaría ese comportamiento errático.

No acaban aquí las incoherencias. Emilio Butragueño se dispone a salir con su paraguas cuando Perales la detiene y dice: "perdóname si te hago otra pregunta". Bajo el quicio de la puerta, ella (Butragueño) espera la "otra" pregunta. Pero José Luis Perales, lejos de formular una pregunta diferente, repite las anteriores:

¿Y cómo es él?
¿En qué lugar se enamoró de ti?
¿De dónde es?
¿A qué dedica el tiempo libre?
Pregúntale,
¿Por qué ha robado un trozo de mi vida?
Es un ladrón que me ha robado todo.

Y vuelve a su falsa acusación. No queda otro remedio que suponer que Perales se ha vuelto definitivamente loco y requiere atención urgente. Por si fuera poco, vuelve a su letanía y nuevamente recita las preguntas y la acusación, una y otra vez, mientras la imaginamos a ella (Butragueño) en un taxi, volando al encuentro de su amado, S.A.R. Don Felipe de Borbón y Grecia. Lógicamente, recomendamos a todas las mujeres que se encuentren en la misma situación que Butragueño que abandonen cuanto antes a tipos como Perales, pues esa relación no va a parar a ningún lado.

La imagen de arriba nos muestra a José Luis Perales mientras interroga a Butragueño, que lo graba todo, acaso para entregar la prueba en la comisaría. Nos quedamos con el propio Perales cantando su desgracia. Advirtamos el gesto de evidente locura que muestra a lo largo de toda su actuación. Está como una cabra. Esa mirada no es normal. Me dice uno de los lectores de Glub, Santano,  que otro artista ha grabado esta canción. Tengamos cuidado.

8 comentarios:

  1. siento decirte que la canción en cuestión está dedicada a su hija en el momento que tuvo su prime novio!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Popi Fresh, pero en ese caso el asunto se complica todavía más. Sería el primer caso, que yo sepa, de alguien que tiene que irse de casa porque su hija tenga un novio.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario sustituye al mío anterior Glub.
    Fíjate lo que he encontrado al picarme la curiosidad sobre la historia de la canción compuesta para su hija (al final ni para unos ni para otros):

    “La verdad no sé dónde han inventado que esa canción era para mi hija; en ese tiempo María tenía tres años. Realmente la compuse para Julio por encargo y ya sabéis cómo acomodar la letra. Si te detienes a escucharla cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, pero lo cierto es que cuando en la compañía escucharon el tema dijeron: ‘oye, que esta canción no es para Julio ni para nadie, este tema será un éxito y serás tú quién la cante’. Así que esta es la verdadera historia de ‘Y cómo es él’", subrayó José Luís soltando una carcajada
    http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=919089

    ResponderEliminar
  5. Glub, ¿como es posible que tengas tan poca o, mas bien, ninguna sensibilidad?
    El pobre Perales nos quiere hacer ver el sufrimiento y desconcierto de un enamorado que pierde a su pareja(él no habla de parejas de hecho, si no de las de antes) en manos de un desconocido que para él es una incógnita.
    Tu, de forma inmisericorde, te mofas de su dolor y pena llamándole mentiroso.
    Puede suceder que, impresionado el hombre por tan lastimosa pérdida, no se explique con precisión matemática y confunda el Todo con la parte mas importante para él, misma que representa el 99% de sus haberes.

    ResponderEliminar
  6. Bueno Rodrigo estas son la entradas historicas que anunciabas. Perales Primero el Conquistador.

    ResponderEliminar
  7. Buenísimo, que grande eres, Rodrigo. Siempre que paso por tu blog me alegras el dia. Esta es mejor que la de Sofía y los gatos, que ya me parecia insuperable. Y es verdad que Perales pone cara de loco. Definitivamente eres el escritor mas divertido que conozco.

    ResponderEliminar
  8. Tío, eres raro de carallo. De todos xeitos, parabéns e grazas por facernos pasar un bo rato.

    ResponderEliminar