miércoles, 23 de febrero de 2011

Historia verdadera del Menino Puto



Tengo esta historia desde hace un par de años. Hasta hoy me he resistido a contarla porque es de la clase de las que no me gustan. Incluso he tratado de regalarla a gente que la hubiera escrito mejor que yo, pero nadie la ha querido, supongo que por terrible, quizás por antigua. El caso es que me quema, y la mejor manera de olvidarla es sacándomela de encima de una puñetera vez, así que voy allá:

Pantaleão da Costa, portugués, natural de Porto, fue detenido y juzgado por el Tribunal del Santo Oficio, la Inquisición, en Lisboa, en junio de 1655, acusado de sodomía. Aunque por aquellos tiempos no se hacían distinciones en función de la edad de los pecadores, el hecho de ser muchas de su víctimas de edades menores debió influir en la instrucción del proceso. Sodomía era sodomía. Pero en el caso de Pantaleão encontramos muchos niños violados por el sujeto, algunos de ellos pertenecientes a familias de la nobleza portuguesa, por lo que el asunto debió ser sonado en su día, aunque extrañamente no encontramos textos que se refieran al caso.

En el proceso, que ocupa un total de 152 páginas, testificaron muchos miembros de la crema de la sociedad portuguesa del momento, todos ellos contra el acusado. Contaron con todo lujo de detalles las prácticas abusivas del pederasta violador, que habían comenzado muchos años atrás, en una carrera que nada tendría que envidiar a la de Marcial Maciel.

Pantaleão da Costa tenía dos sobrenombres: "O Galego" y "Menino Puto". El primero le venía quizás de su paso por el Mosteiro de Poio (Pontevedra), donde había profesado como fraile tras enviudar en Portugal, aunque puede que además tuviese orígenes gallegos, ya que además de ese apellido paterno tenemos los de su madre, Pereira de Andrade, ambos muy comunes en Galicia. Su nombre religioso, Pêro da Costa.

El personaje había vivido en Porto y en Lisboa, y es de suponer que tras su paso por Poio como fraile benedictino regresó a Portugal, donde la Santa Inquisición puso fin a su infame trayectoria. No conocemos casos de violaciones hechas por el Menino Puto en la zona de Pontevedra, aunque se pueden dar casi por seguras, ya que en Portugal se comprueban muchas antes y después de su etapa en Galicia, así que juraría que por aquí dejó unas cuantas víctimas..

Pantaleão era hijo de Miguel da Costa, hacendado portugués y los apellidos de la madre lo hacen miembro de la poderosa familia Andrade, y por tanto, como mínimo un tipo de buena familia.

Quien quiera detalles sobre el proceso, los tiene en los magníficos archivos da Torre do Tombo, con  la siguiente referencia:PT/TT/TSO-IL/028/03315

Y ya me he sacado de encima esta historia impresentable.


11 comentarios:

  1. Hola Rodrigo.Me ha gustado la historia.Y me gusta tambien la presentacion y la despedida.El tal Pantaleao era un impresentable, la historia no lo es.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Eso nos demuestra que ese tipo de salvajes no son producto de una sociedad determinada, sino que están en todas partes y épocas. Descorazonador.

    ResponderEliminar
  3. Menudo burro, pero tiene razón Pacorro. De estos los hubo y los hay hoy en día.

    ResponderEliminar
  4. El documento dice lo que yo creo que dice? pues si que eran explícitos, habría que leerse las 152 páginas

    ResponderEliminar
  5. Pois parece que o documento pon o que parece que pon. Meu deus.

    ResponderEliminar
  6. Esta es una historia muy chunga :-( haces bien en deshacerte de ella

    ResponderEliminar
  7. Está claro por qué le llamaban el galego pero por qué el menino puto?
    Cuando vomitas una historia de este pelo te debes de quedar bien tranquilo.

    ResponderEliminar
  8. Menino en portugés es un niño, y puto también. Un mote redundante, que hace pensar que el sujeto tendría facciones aniñadas. Supongo que se valdría de ellas para engatusar a sus víctimas.

    ResponderEliminar
  9. Non son capaz de atopar o documento en cuestión, poño a referencia no buscador da Torre e non aparece.

    ResponderEliminar
  10. Ya entiendo lo de la Santa Inquisición, realmente, para estos casos tenía utilidad, que pena haber perdido tan Santa solición.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo de la 1:52, prueba a buscar en los archivos digitales de la Torre de Tombo por el nombre Pantaleão da Costa.

    ResponderEliminar