lunes, 2 de noviembre de 2009

Fis-Fas.




El Fis-Fas era un refresco que se ofrecía en dos versiones, naranja y limón. De eso hace ya mucho tiempo, y a pesar de que mis recuerdos de aquella época son brumosos, puedo asegurar que aún no me había salido el bigote que lucí con gran prestancia durante una temporada, aunque sí las extremidades: brazos, piernas y pipí. Por tanto, haciendo un cálculo por aproximación, quizás el refresco desapareció de los mercados internacionales allá por alguna fecha indeterminada del siglo pasado. Dejaron de venderlo con los botellines de cerveza en los bares de institutos, luego comenzó a faltar de las estanterías de los supermercados y así hasta que, sin previo aviso el Fis-Fas ya no estaba en ningún lado.

Cuando dos amigos se encontraban y uno le decía a otro, "¿qué haces?" (en gallego "¿qué fas?"), el interpelado respondía "Fis-Fas" (en gallego "Fis-Fas") y ambos reían celebrando la chanza y por unos instantes eran felices hasta que recordaban la carta que acababan de recibir para prestar el servicio militar obligatorio en Melilla. Así era la vida en aquella sociedad del Fis-Fas.

El Fis-Fas no pudo resistir la pujanza de otras bebidas refrescantes de burbujas. Los grandes distribuidores fueron minando la confianza del consumidor a base de estrategias publicitarias eficaces y millonarias. Kas, en menor medida Fanta y Schweppes, y la ya también extinta (en España) Mirinda, fueron arrinconando al Fis-Fas hasta hacerlo desaparecer. Los mercados se volvieron cada vez más crueles y su apertura, que se anunciaba como la gran panacea castigó con gran dureza a las marcas locales, que no pudieron resistir ante la voracidad de la multinacionales y la globalización.

Eso y que, pensándolo bien, era un refresco horroroso. Una gaseosa con sabor artificial, y 0% de fruta. No me extraña que acabara como acabó. Lo raro fue que durara tanto. Inexplicable. Lo que nos hacían beber.

La imagen no corresponde a Fis-Fas. Al parecer, nadie se tomó la molestia de guardar recuerdo gráfico. Normal.

3 comentarios:

  1. Buenas, acabo de leer tu artículo con un poquito de retraso, y nada, comentar que yo de pequeño era un bebedor compulsivo de fis-fas, y quiero dejar constancia de que no tenía nada que envidiar a otras mierdas similares como la mirinda, fanta y kas.
    Pero lo que más me preocupa es lo de la falta de material gráfico, así que me he puesto a buscar y he encontrado esto:
    http://www.todocoleccion.net/botella-naranja-o-limon-fis-fas~x20645038

    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco tarde pero creo que te gustará..
      http://www.todocoleccion.net/carteles-publicitario/publicidad-naranjada-fis-fas-bebida-desierto-carton-duro-algunos-tramos-pintados-mano~x62587448

      Eliminar
  2. Un millón, Fran. Queda constancia de cómo era el fis-fas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar